Granados, de París a Goya

París en 1888

Granados vivió en París mientras se construía la Torre Eiffel

La gran exposición del Año Granados puede verse en el Museu de Lleida y a partir de septiembre viajará al Museu de la Música de Barcelona.

Se trata de una muestra francamente sorprendente, que nos revela un Granados que ha pasado prácticamente inadvertido al gran público durante el último siglo. Un Granados que no sólo es piano y obras arraigadas en el folklore español, sino también un verdadero sinfonista influenciado por Wagner y Berlioz, un humanista que se siente tan cerca de la música como de la pintura y la literatura, que busca la obra de arte total y que tiene un estrecho vínculo con el modernismo catalán y con las vanguardias europeas de su momento.

Granados y Viñes, en París

Granados y Viñes, en París

Hablando de Granados, esta exposición habla también de Wagner, de Berlioz, de l’Orfeó Català y de las primeras grabaciones de música para piano. Hablando de París, habla también de Barcelona, Madrid y Lleida, todas ellas deslumbradas por el brillo de la cultura en la Belle Èpoque que vivía la Cité de la lumière. Y hablando de Goya, habla también de Ramon Casas, de Gaudí, de Periquet, de Apel·les Mestres y tantos otros intelectuales modernistas de su tiempo.

 

Granados, de París a Goya, es una exposición que va a sorprender a muchos.

Huye del canon que lo asocia únicamente al piano y a Goyescas. Este era el momento de revisar su figura con la perspectiva que da el transcurso de un siglo y a la luz de los hallazgos musicológicos de los últimos años. El comisario de la muestra, Joaquim Rabaseda, ha tenido el acierto, además, de poner al compositor en el contexto de una época apasionante, de modo que vemos su figura en perspectiva y de una manera mucho más completa, para apreciarlo en su justa dimensión. Seguramente esta sea, por lo tanto, una de las mejores contribuciones que se hagan en el Año Granados (web): señalar a las generaciones venideras el camino para apreciar un músico de una envergadura y un talento aún mayores de lo que nosotros mismos creíamos hace tan sólo unos años.

No es de extrañar, pues, que en la monografía que se ha publicado con motivo de la exposición, los autores invitados a hacer su aportación no sean los habituales cuando se trata de hablar de Granados. Se ha optado por buscar nuevos enfoques que, desde una cierta distancia, ayuden a contextualizar y ofrecernos una mirada diferente. Tras la presentación general firmada por el comisario, Joaquim Rabaseda, y una sucinta cronología de la vida del compositor, encontramos cinco artículos sobre París, sobre la revisión que el Modernismo hizo de la figura de Dante, la fructífera relación artística entre Granados y el escritor Apel·les Mestres, el interés del artista por los avances técnicos en torno a la fijación del sonido y un interesantísimo estudio sobre cómo la derrota de 1898 fraguó una determinada imagen de Goya que Granados asume y acentúa.

 

Rollos de pianola originales en la exposición

Rollos de pianola originales en la exposición

 

Deja un comentario